Buscar
  • eugeworkblog1

Del Junco del Viento al Árbol del Tejo

Actualizado: 6 de jul de 2020


El junco es una planta silvestre, que crece en familia, flexible, se dobla con el viento, pero tal como dice la canción, siempre sigue en pie.


La idea de la flexibilidad del junco nos llama poderosamente la atención porque la flexibilidad es una característica muy importante en la psicología. Una persona rígida invariablemente sufrirá más que una que no opone resistencia a los cambios de la vida, eso facilitará su proceso de adaptación y por ende, se puede pronosticar que probablemente será una persona más feliz.


Ahora les hablaré un poco sobre el árbol del tejo, que es una metáfora con la que trabajo mucho con mis alumnos y alumnas en el taller de escritura creativa: transformARTE escriBIENdo.


El tejo es un árbol rodeado de historias y leyendas, místico y solitario. Es una especie de árbol muy atractivo y de gran porte, que alcanza con facilidad los veinte metros de altura. De follaje intensamente verde, desde la distancia puede dar la impresión de ser negro. Su fruto destaca, es de color rojo vivo. Aunque realmente no da fruto, porque el árbol del tejo pertenece al orden de las plantas anterior a las angiospermas (plantas con flor), por esta razón muy frecuentemente se le llama “falso fruto”. Los científicos consideran al tejo una especie de reliquia botánica.

Ese objeto rojo que creemos es el fruto, se llama arillo y es un componente carnoso que envuelve a la semilla, protegiéndola de esta forma. Se puede observar a muchas aves “volverse locas” por los arillos.


El tejo es un árbol básicamente venenoso y como tal ha sido utilizado desde tiempos inmemoriales para envenenar o para curar. Su veneno es un conjunto de alcaloides, tóxico, denominado taxina, y se encuentra en prácticamente todas las partes del árbol…excepto en el arillo, para que los pájaros puedan comerlos y así transportar las semillas.


Entre los antiguos pobladores del norte de España se practicaba la costumbre del suicidio con veneno del tejo, sobre todo si había riesgo de ser capturado en una batalla.


Entre los antiguos celtas, el tejo era un árbol muy venerado, porque creían que era muy poderoso ante los encantamientos de hadas y brujas.


El tejo siempre ha sido asociado a las iglesias y a los cementerios, quizá porque como él, evoca una larga vida. O por ser un símbolo de vida eterna. Se acostumbraba plantarlo en la plaza principal del pueblo, donde se celebraba el llamado “consejo abierto”, en donde el pueblo entero tomaba las decisiones en común.


Árbol longevo, se conocen ejemplares de más de dos mil años, incluso existe alguno que se estima tiene alrededor de cinco mil años de edad.


El tejo se toma su tiempo en dar sus “frutos” arillos, lo cual hace a partir de los cuarenta años (edad en la que psíquicamente una pareja está en perfecto estado psicológico para ser padres).


Las semillas germinan hasta los dos, tres años, que es cuando empiezan a “echar raíces” (edad ideal para conocer a una persona y pensar en formar pareja y familia con el/ella). Las hojas permanecen en sus ramas durante una media de ocho años.


En la civilización griega clásica, al tejo se le llamaba “árbol de la muerte”.

En algunos pueblos originarios utilizan su fruto para preparados altamente curativos.


El árbol del tejo es una hermosa metáfora del crecimiento transpersonal en psicoterapia. Primero hay que fortalecer el ego de la persona que acompañamos, para después invitarlo a rendirse. A morir simbólicamente a su “viejo yo”. Y renacer engrandecido, con raíces bien plantadas a la tierra y su enorme tronco y follaje, listo para dar sombra a nuevas generaciones.


Y lo que antaño fue dolor y veneno que parecía asesinar, hoy es pócima profundamente transformada en curación. Amor y crecimiento, gracia y portento, lo que ayer fueron lágrimas y sufrimiento, hoy es desarrollo y evolución. ¿Existe alguna otra forma de transformación?



Gabriela Gallegos O.

Psicoterapeuta Transpersonal




4 vistas0 comentarios
 

56-1880-5045 y 55-4223-0254

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

©2020 por Del Tejo al Junco Psicología. Creada con Wix.com